Los psicólogos necesitamos tener un amplio conocimiento del ser humano para predecir, y por tanto prevenir, la aparición de problemas de diversa índole. Tenemos que ser capaces, además, de detectar cuándo algo se sale de lo normativo y se convierte en patológico, cómo intervenir sobre ello y proporcionar a la persona que solicita nuestra ayuda una serie de herramientas para que obtenga la mayor autonomía posible.

Una vida de formación constante es la base de nuestra profesión y por ello voy a intentar allanar un poco el camino tanto a estudiantes como a profesionales que quieran enfocarse en infanto-juvenil. Lo haré a través de FORMACIONES Y MENTORÍA PARA PROFESIONALES 🔍 y también con una extensa bibliografía especializada que iré ampliando y actualizando.

J_Argüeso

error: Cuesta mucho trabajo formarse