Breve Historia de la Psicología Educativa

Me he marcado el firme prop√≥sito de situar la figura del Psic√≥logo Educativo donde corresponde y dejar de perder grandes cantidades de tiempo y energ√≠a tratando de desmentir aquello que no es, mientras por el camino casi hemos perdido la propia identidad ūüĒć.

Acudir a la fuente, entendida esta como el fundamento u origen de algo, es una cuesti√≥n de responsabilidad individual profesional cuando hablamos de ciencia y sus distintos √°mbitos de aplicaci√≥n. Tras una b√ļsqueda exhaustiva, me remontar√© al primer cuarto del siglo XX con la obra The original nature of man del psic√≥logo educativo Edward L. Thorndike, datada en 1913 pero iniciada una d√©cada antes en el que, final y posteriormente, ser√≠a el tercer volumen de este extenso trabajo.

Podr√≠amos retrotraernos hasta el siglo XVI y hablar de Juan Luis Vives, cuya obra gira en torno a la explicaci√≥n de las ¬ęenfermedades del alma¬Ľ al tiempo que se inmiscuye en el ideal de la reforma educativa tras dejar constancia de la decadencia de conocimientos en su √©poca, pero me centrar√© en el punto de referencia del que parte el ahora.

The original nature of man

A lo largo de tres vol√ļmenes, Thorndike intenta abarcar la naturaleza humana recopilando toda la informaci√≥n relativa al ¬ęequipamiento mental¬Ľ del hombre, o lo que traemos de f√°brica; a las leyes del aprendizaje y a las diferencias individuales y sus causas.

Historia de la Psicología Educativa

Hace hincapi√© en conocer estos tres puntos para mejorar las necesidades del hombre y hacerlo a su vez m√°s capaz de satisfacerlas, para lo cual y como expresa literalmente en el texto, ¬ęcorresponde a la Psicolog√≠a de la Educaci√≥n entregar dicho conocimiento sobre el intelecto, el car√°cter y la habilidad, en relaci√≥n con una tendencia a responder de determinada manera a situaciones concretas¬Ľ.

Me consta que hay una gran cantidad de personas, compa√Īeros de profesi√≥n incluidos, que no tienen muy claro a qu√© nos dedicamos. La figura del psic√≥logo educativo existe desde que la psicolog√≠a se constituy√≥ como ciencia, dando sus primeros pasos con la psicolog√≠a experimental de Wundt en 1879 y se hizo ¬ęoficial¬Ľ en 1892 cuando Stanley Hall reuni√≥ en su estudio a m√°s de veinte colegas de profesi√≥n para organizar la American Psychological Association (APA). En esta etapa de fundaci√≥n, con presidentes de la misma como Cattell, Dewey, Hall o el propio Thorndike, fue cuando el autor de The original nature of man se erigi√≥ como dise√Īador experimental en el campo de la educaci√≥n.

A lo largo del primer volumen nos habla sobre la existencia de v√≠nculos preformados entre las situaciones a las que se expone un individuo y la forma en la que responder√° ante ello. Es decir, que como est√° determinado por su naturaleza y por c√≥mo aprende, bajo ciertas circunstancias ver√°, escuchar√°, sentir√° y actuar√° de ciertas maneras. ¬ęLo que un hombre es y hace a lo largo de la vida, es un resultado de cualquier constituci√≥n que tiene al principio y de todas las fuerzas que act√ļan sobre ella antes y despu√©s del nacimiento¬Ľ.

Hoy d√≠a hablamos de Epigen√©tica para referirnos al condicionamiento del ambiente sobre la expresi√≥n de los genes, t√©rmino acu√Īado por un bi√≥logo del desarrollo [Waddington, C. H. (1957). The Strategy of the Genes.], que public√≥ un art√≠culo en la revista Evolution donde logr√≥ demostrar la herencia de una caracter√≠stica adquirida en respuesta a un est√≠mulo ambiental. Otros lo hab√≠an intentado antes que √©l sin √©xito, aunque autores como Thorndike ya hablaban sobre ello: ¬ęnada en la naturaleza humana se debe exclusivamente a cualquiera de estos factores por separado, pues las tendencias que m√°s dependen de la naturaleza original del organismo requieren una cierta cooperaci√≥n por parte del medio ambiente, y las que m√°s dependen de las circunstancias exteriores todav√≠a requieren una cierta cooperaci√≥n por parte del organismo¬ę.

Ahonda en el hecho que esos v√≠nculos pueden desarrollarse en distintos momentos a lo largo del desarrollo y adem√°s ¬ępueden existir s√≥lo por tiempos limitados¬ę, siendo adem√°s el ¬ępunto de partida para toda la educaci√≥n¬ę.

En la actualidad afirmamos la existencia de fen√≥menos como la neuroplasticidad, la poda neural y los llamados periodos cr√≠ticos y sensibles del desarrollo cerebral, sabiendo que numerosos factores tanto biol√≥gicos como ambientales influyen en la formaci√≥n y/o capacitaci√≥n del sistema nervioso. Conocer esto es lo que nos va a permitir comprender los procesos de ense√Īanza-aprendizaje de una forma correcta, como esgrim√≠a Sternberg en los a√Īos 90 tras varios art√≠culos cr√≠ticos en la revista Educational Psychologist.

Esta psicolog√≠a ¬ęelemental¬Ľ de la que nos habla Thorndike es el punto de partida para tratar de adaptar el contexto educativo al individuo y no al rev√©s, aunque puedan mejorarse tambi√©n las competencias individuales.

Para que se produzca lo que llamamos aprendizaje, se debe obtener una modificación permanente, lo que en su día este autor trató de explicar en base al fortalecimiento/debilitamiento de la conexión o lazo entre una situación-estímulo y una respuesta-comportamiento, para lo cual enunció dos leyes:

  • Ley del Ejercicio: las tendencias de uso y desuso se definen como la probabilidad de que una conexi√≥n se haga significativa (grado de fortalecimiento) o se debilite, dependiendo del vigor, la duraci√≥n y la frecuencia de su fabricaci√≥n.
  • Ley del Efecto: una situaci√≥n donde dicha conexi√≥n vaya acompa√Īada de un estado satisfactorio, resultar√° en una asociaci√≥n reforzante que dar√° lugar a la misma conducta ante la reaparici√≥n del est√≠mulo o uno similar a este. La cercan√≠a en el tiempo o bien la atenci√≥n centrada entre la situaci√≥n presentada y el grado de satisfacci√≥n subsiguiente a la conducta, ser√°n los dos factores que incidir√°n en el efecto fortalecedor.

Posteriormente, B.F.Skinner redactar√≠a ¬ęEl comportamiento de los organismos: Un an√°lisis experimental¬ę, no exento de pol√©micas y revisado por otros psic√≥logos a lo largo del tiempo.

Thorndike también enumeró tres errores referidos a las capacidades originales del hombre para aprender:

1.- La opinión generalizada de que las funciones cognitivas eran una especie de poder místico otorgado que inclinarían la balanza hacia realizar una conducta u otra.

2.- El ser humano aprende por las conexiones que se forman al percibir una determinada acción en otro.

3.- Dicho comportamiento ajeno puede conducir a que el intelecto de un ni√Īo en desarrollo se impregne de tal manera que sus conductas lleven a actos de Ejercicio y Efecto.

Aunque algunos parezcan haberse quedado anclados en el siglo pasado, nuestro conocimiento ha ido avanzando y las corrientes imperantes en aquella √©poca no son las de ahora. En palabras de Anita Woolfolk, ¬ęlas pruebas acumuladas indican que los seres humanos hacemos algo m√°s que responder al reforzamiento y al castigo¬ę.

Planeamos nuestras respuestas, nos servimos de sistemas para ayudarnos a recordar y organizamos el material que aprendemos (Miller, Galanter y Pribram, 1960; Shuell, 1986). Al aumentar la consideración del aprendizaje como un proceso mental activo, los psicólogos se interesaron por la forma en que las personas piensan, adquieren conceptos y resuelven problemas (Ausubel, 1963; Bruner, Goodnow y Austin, 1956).

La Psicología Cognitiva

Los estudios sobre los llamados procesos psicol√≥gicos ¬ęsuperiores¬Ľ, esto es, las funciones cognitivas, se remontan al siglo XIX de la mano de Ebbinghaus y al laboratorio ya citado de Wundt que dio paso a la constituci√≥n de la psicolog√≠a cient√≠fica como tal. Es decir, que la psicolog√≠a siempre ha estudiado la relaci√≥n entre la cognici√≥n y el cerebro; no es algo nuevo ni que haya salido de otras disciplinas.

Es por tanto la psicología la que se dedica, también desde el inicio, a estudiar la relación entre cerebro y aprendizaje. Multitud de áreas dentro de esta ciencia tratan de abarcar la complejidad del ser humano y ninguna es desechable, de la misma manera que ninguna por sí sola puede dar cuenta de todo.

Siempre digo que la carrera de Psicolog√≠a es ¬ęlo de menos¬Ľ en cuanto a todo lo que tenemos que estudiar y saber para ejercer con garant√≠a, pero que es la base m√≠nima necesaria para tratar los asuntos que tratamos.

La Psicolog√≠a Educativa y los Procesos de Ense√Īanza-Aprendizaje

Personalmente creo que es un error restringir el rol del psicólogo educativo cuando todo el entorno que rodea a un individuo influye en su aprendizaje y, por ende, a su adaptación. No confundir esto con el ejercicio de la profesión, que debe estar basado en la evidencia científica y acotado en el sentido de especializado.

Como he indicado en las primeras l√≠neas que no iba a malgastar tiempo ni energ√≠a en repetir constantemente lo que no somos o lo que no hacemos, me saltar√© toda la parte cr√≠tica con respecto a otras profesiones ¬ęque parecen qu√©¬Ľ, pero est√°n fuera de la psicolog√≠a y, por tanto, tienen competencias totalmente distintas. En la actualidad, s√≥lo un licenciado o graduado en psicolog√≠a puede ejercer de psic√≥logo, aunque tengas un doctorado o un m√°ster en psicolog√≠a.

Los PSIC√ďLOGOS EDUCATIVOS ūüĒć utilizamos t√©cnicas y procedimientos propios de la intervenci√≥n psicoeducativa; no obstante, tambi√©n nos apoyamos en modelos y herramientas de otros compa√Īeros especialistas. Nuestro rol se refiere a la optimizaci√≥n de los procesos de desarrollo y aprendizaje a nivel personal, colectivo y social.

A lo largo de las siguientes entradas tratar√© de profundizar en este complejo mundo que es ¬ęel aprender¬Ľ. Como dec√≠a Thorndike, para abarcar la naturaleza humana y hacer que la propia persona sea capaz de satisfacer sus necesidades, adem√°s del equipamiento mental en s√≠ mismo, ser√° necesario conocer c√≥mo se da el aprendizaje teniendo en cuenta, adem√°s, las diferencias individuales y su condici√≥n multicausal.

Evitemos, en la medida de lo posible, el intrusismo y las malas pr√°cticas. Ese s√≠ es un frente com√ļn por el que debemos luchar, pero no por nosotros, sino por la gente a la que atendemos.

J_Arg√ľeso

error: Cuesta mucho trabajo formarse