Por qué es importante JUGAR y cómo influye en el NEURODESARROLLO infantil

Desde tiempos de Vygotsky sabemos que el aprendizaje se produce cuando los ni√Īos participan activamente en actividades pr√°cticas dentro de un contexto social de apoyo pero, ¬Ņqu√© sabemos en concreto sobre el juego? ¬ŅContribuye de alguna manera a la formaci√≥n estructural y funcional del cerebro? ¬ŅNecesita el cerebro estar preparado de alguna manera para jugar? ¬ŅEn qu√© medida influye el juego infantil en el neurodesarrollo? ¬ŅQu√© ocurre si un ni√Īo no juega? ¬ŅY si juega de una manera ¬ępeculiar¬Ľ? ¬ŅC√≥mo influyen el compromiso y la participaci√≥n de los padres en el desarrollo?

Durante la infancia, la regulación es a menudo una función que depende de la intervención del cuidador, produciéndose grandes cambios de comportamiento en la atención y autorregulación a medida que nos desarrollamos. Los estudios indican que una red cerebral que incluye áreas frontales y parietales, relacionadas con la orientación atencional, es la que proporciona el principal medio de autorregulación en la infancia, pero que es el sistema de atención ejecutiva quien controla cada vez más la cognición y la emoción a través de sus conexiones a áreas cerebrales remotas (Posner y Rothbart, 2007; Rothbart, 2011).

En lenguaje coloquial diríamos que nos permite perseguir objetivos e ignorar distracciones, además de influir directamente en el proceso de aprendizaje.

Por otra parte, la investigaci√≥n basada en el comportamiento animal sugiere que el juego proporciona, tanto a los animales como a los seres humanos, habilidades que les ayudar√°n con la supervivencia y la reproducci√≥n a trav√©s de la ense√Īanza de lo que pueden y no pueden hacer, siendo adem√°s una oportunidad √ļnica para promover las habilidades socio-emocionales, cognitivas, ling√ľ√≠sticas y de autorregulaci√≥n que construyen la funci√≥n ejecutiva y un cerebro prosocial. (Yogman et al., 2018),

Las habilidades sociales, que forman parte del aprendizaje l√ļdico, permiten a los ni√Īos contemplar distintas perspectivas, prestar atenci√≥n, resolver disputas con palabras y centrarse en tareas sin supervisi√≥n constante. En esta otra entrada sobre EL JUEGO EN EL AUTISMO ūüĒć mencion√© que los factores relacionados con el desarrollo del juego y la funci√≥n ejecutiva difer√≠an seg√ļn las habilidades ling√ľ√≠sticas de los ni√Īos y que dichas habilidades ejecutivas, en la infancia temprana, pod√≠an ser cr√≠ticas para que los ni√Īos con autismo desarrollasen el juego simb√≥lico.

La conexi√≥n entre la atenci√≥n ejecutiva y la modulaci√≥n de la dopamina hace que en estudios con ni√Īos peque√Īos, como el de Posner y Rothbart mencionado anteriormente, se haya demostrado que la calidad del cuidado parental influye en las dimensiones del temperamento relacionadas con la autorregulaci√≥n. Este es un tema fascinante que da pie para hablar de los trastornos de personalidad, pero ser√° en otro momento.

Los que ten√≠an una crianza de peor calidad eran m√°s impulsivos y m√°s tendentes a la b√ļsqueda de sensaciones

Los ni√Īos aprenden diferentes habilidades a trav√©s del juego, siendo adem√°s parte de nuestra herencia evolutiva; ocurre en un amplio espectro de especies, es fundamental para la salud y nos da oportunidades para practicar y perfeccionar las habilidades necesarias para vivir en un mundo complejo donde debemos interactuar eficazmente con otros.

La importancia del JUEGO LIBRE en Educación Infantil

El juego como regulador del estrés

Los estudios sobre los efectos de la crianza se han centrado trandicionalmente en la figura materna. Son conocidas las investigaciones sobre la depresi√≥n materna pre y postnatal y c√≥mo esta afecta negativamente al desarrollo cognitivo y psicosocial de los ni√Īos (Field, 2010), pero hasta 2016 no se hab√≠a abordado (apenas un poco por encima) la cuesti√≥n del compromiso paterno en el neurodesarrollo infantil y su contribuci√≥n a la descarga del estr√©s materno.

Este interesant√≠simo estudio coreano ampl√≠a la informaci√≥n obtenida en otros estudios donde se da cuenta del papel integral que desempe√Īan los padres como figuras de apego (Lucassen et al., 2011), puesto que su forma de interactuar con los ni√Īos es distinta a la que realizan las madres, y contribuyen tambi√©n a un buen desarrollo neurol√≥gico que repercutir√° posteriormente en la vida del menor (Sarkadi et al., 2007).

Los padres afectan directamente el neurodesarrollo del beb√© a trav√©s de actividades de cuidado como cambiar pa√Īales, alimentarse o vestirse, y a trav√©s del apoyo emocional a sus parejas. En lo que respecta al juego, ser√° este el que proporcione que el beb√© vaya desarrollando nuevas habilidades para las que necesite una asistencia m√≠nima al no poder realizarlas solo. Es lo que Vygotsky llamaba <zona de desarrollo pr√≥ximo> y, dentro de esta, el proceso de andamiaje en el que dichas habilidades nuevas se van construyendo sobre las previas y son, adem√°s, facilitadas por un entorno social de apoyo.

Pensemos en una sonrisa social emitida por un beb√© a las pocas semanas de vida, la cual invitar√° a conversaciones con peque√Īas caricias y caranto√Īas, lo que a su vez conduce a una reciprocidad de comunicaci√≥n social antes incluso del surgimiento del lenguaje, seguido adem√°s por la ¬ęlectura no verbal¬Ľ de las emociones expresadas ya sea por el padre o la madre. El fomento de ese andamiaje, que posteriormente se convertir√° en la facilitaci√≥n equilibrada de tiempo de juego no estructurado, requiere la participaci√≥n directa del cuidador. En esta entrada hablo sobre C√ďMO AFECTA LA CRIANZA EN EL NEURODESARROLLO ūüĒć .

<¬ŅY por qu√© es importante que los ni√Īos tengan juego libre, en el sentido de no estructurado y regulado por un adulto?>

Las situaciones altamente estructuradas pueden reducir las demandas de funciones ejecutivas debido a la selección de los materiales por parte del adulto y la necesidad de hacer algo con ellos. El juego imaginario está específicamente relacionado con la capacidad generativa, pero no sólo para los objetos (sobre todo si son novedosos), sino también con respecto a nuevos repertorios conductuales y la consecución de objetivos. En palabras de Adele Diamond, el juego proporciona un contexto en el que las habilidades de FE se pueden practicar y mejorar.

Cuando trabajas con ni√Īos que tienen alg√ļn trastorno del neurodesarrollo, debes conocer c√≥mo emerge el juego funcional o pre-simb√≥lico, algo que sucede sobre el primer a√Īo de vida. De la misma manera con el juego simb√≥lico, donde se utiliza un objeto para representar otra cosa, y que surge alrededor de los dos a√Īos y medio.

El juego imaginario implica un pensamiento complejo que permite a los ni√Īos separarse de los est√≠mulos externos y pensar abstractamente

Vygotsky, 1978

Desarrollo de las FFEE y las habilidades SOCIALES a través del juego

La detecci√≥n temprana requiere conocer el funcionamiento del desarrollo t√≠pico y saber, entre otras cosas, que el nivel de lenguaje expresivo en ni√Īos de preescolar predice consistentemente el desarrollo de FE, e incluso se ha sugerido en diversas investigaciones que el discurso dirigido a uno mismo subyace en la relaci√≥n entre el ¬ęfingimiento¬Ľ y la funci√≥n ejecutiva (Carlson, White, & Davis-Unger, 2014). Si te interesa saber c√≥mo aprendemos a leer y A QU√Č EDAD DEBE ENSE√ĎARSE ūüĒć, en esta entrada ver√°s la relaci√≥n directa con esa capacidad para expresarse desde el a√Īo y medio de vida.

Un adecuado funcionamiento ejecutivo influye en la adopción de comportamientos como prestar atención y concentrarse, planificar un curso de acción, adaptarse a eventos imprevistos o controlar comportamientos impulsivos que no son apropiados para una situación dada.

Con los conocimientos que tenemos hoy d√≠a sobre el desarrollo temprano del cerebro y del ni√Īo, se sabe que los factores modificables en la experiencia temprana pueden afectar en gran medida a su trayectoria de aprendizaje. En esta revisi√≥n de 2019, indican que la disfunci√≥n ejecutiva que conduce a un comportamiento desadaptativo puede ser instigada o agravada por el estr√©s cuando este es intenso o prolongado, provocando una desregulaci√≥n que reduce la calidad de vida, siendo adem√°s los acontecimientos vitales estresantes (tanto agudos como cr√≥nicos) factores de riesgo importantes para el desarrollo de enfermedades mentales y trastornos adictivos y de ansiedad.

Seg√ļn numerosos estudios sobre el juego animal, como el trabajo de Panksepp citado anteriormente, parece que su funci√≥n principal ser√≠a construir un cerebro prosocial que pueda interactuar eficazmente con otros. En humanos podemos observar un juego sociodram√°tico cuando los ni√Īos representan los roles de la edad adulta por haber observado las actividades de sus mayores. El juego es fundamentalmente importante para aprender habilidades como la resoluci√≥n de problemas, la colaboraci√≥n y la creatividad, que requieren las habilidades de funcionamiento ejecutivo cr√≠ticas para el √©xito de los adultos. No es s√≥lo diversi√≥n, tambi√©n es experimentar y probar los l√≠mites.

Las demandas del mundo actual y las profesiones imperantes a medio y largo plazo exigen más innovación y menos imitación, más creatividad y menos conformidad.

Por otra parte, en situaciones de adversidad como una pandemia, un caso de abuso sexual, maltrato, acoso escolar etc, el juego se vuelve a√ļn m√°s importante. Si √©ste le falta a un ni√Īo, as√≠ como las relaciones seguras y estables, se puede generar un estr√©s que mantenido en el tiempo puede impactar en el desarrollo de la funci√≥n ejecutiva y el aprendizaje de la conducta prosocial.

¬ŅY qu√© ocurre cuando un ni√Īo no adquiere desde la m√°s tierna infancia una adecuada conducta prosocial? Sobre los Trastornos de Conducta hablar√© en otra entrada, pero dejo el esbozo de un <Programa Psicoeducativo para promover Comportamientos Prosociales y prevenir las Conductas Antisociales> que elabor√© hace a√Īos para implementarlo a nivel local, para que te hagas una idea de todo lo que se puede (y se deber√≠a) trabajar en este sentido.

En alg√ļn momento escribir√© tambi√©n sobre los programas basados en la evidencia para trabajar las funciones ejecutivas, siendo adem√°s contrastados con los programas ¬ępopulares¬Ľ con poca base emp√≠rica pero que tienen una amplia aceptaci√≥n por parte de educadores y familias.

Si te interesa saber c√≥mo la ansiedad afecta a la vida diaria y la vida acad√©mica e incluso al rendimiento deportivo, lee esta entrada sobre el PERFECCIONISMO Y LA ANSIEDAD ūüĒć o esta otra sobre la FATIGA COGNITIVA AUTOPERCIBIDA ūüĒć .

J_Arg√ľeso

error: Cuesta mucho trabajo formarse